Soji en el dojo
Soji en el Dojo
12 abril, 2016
Nueva localización de Zenrai Dojo
1 septiembre, 2016
Mostrar todo

Takanori KURIBAYASHI en Murcia

He esperado a que las aguas volvieran a su cauce. Tomarme un tiempo para pensar, era necesario…

El primer fin de semana de este mes nos visitó en Murcia Takanori KURIBAYASHI, shihan del Hombu dojo, 7º dan.

Supongo que habrá opiniones para todos los gustos, pero su visita me ha resultado mucho más impactante que la que nos hizo hace un par de años. Tenerlo cerca, ha sido como tener un “pedacito del Hombu dojo” al alcance de la mano.

Kuribayashi sensei es un hombre serio y formal… y nos ha – de alguna manera – “exigido” (sobre todo a los que estamos enseñando) cierta responsabilidad y compromiso. Puede que esto haya sido “mal interpretado” por algunos, pero para mí ha sido un acto de entrega por su parte… una forma de “darse” a nosotros, así que me siento agradecido.

Siempre desde el respeto, pero con una rigurosidad un tanto inhabitual, nos ha instado a que seamos consecuentes con aquello que transmitíamos. La mayoría de los aikidokas presentes en el evento, somos conocedores de las técnicas con las que habitualmente trabajamos, pero el estudio y la progresión no pueden quedarse en estas premisas. He reflexionado acerca de las palabras de Kuribayashi sensei…

Cuando se está “enseñando”, la metodología debe ser rigurosa. Los que ejercemos esa labor tenemos la obligación de ser consciente de lo que estamos haciendo, sin descuidar nuestra formación continua, ya que un exhaustivo conocimiento de las técnicas resulta fundamental. Se necesita entrega y compromiso. No estamos tratando con un deporte al uso, estamos ante una “actividad física” con un ineludible carácter de disciplina. En Aikido ayudamos a que la gente se descubra a sí misma en los niveles más profundos, les instamos a que tomen consciencia de su potencial, a que ganen en autoestima… en confianza, a que mejoren su relación con el entorno…

El instructor no debe obligar a nadie, ni a nada… tan solo proponer un camino… una “vía”… cada cual – desde su libertad – deberá decidir si quiere o no seguirlo… y en qué medida debe hacerlo… cada cual dosifica su grado de compromiso…

Cada cual es libre de creer o no creer en lo que el instructor propone cada día a sus alumnos…  Cada instructor es libre de creer o no creer en lo que Kuribayashi shihan nos comentó… en lo que a mí respecta, acepto sus palabras, apreciaciones y consejos.

Tan sólo dejaré un apunte más que me llegó muy adentro, de entre todas las cosas que nos comentó… Nos dijo: ¡Mostradme vuestra pasión!… y ahí lo dejo.

François Franco
François Franco
Fukushidoin de Zenrai Dojo. Fotografo. Pintor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: