Seminario con Michel Erb
2 marzo, 2016
Takanori KURIBAYASHI en Murcia
6 julio, 2016
Mostrar todo

Soji en el Dojo

Soji en el dojo

El dojo no es un gimnasio, sino un lugar destinado a la práctica y la enseñanza de la meditación o también de las artes marciales tradicionales llamadas “gendai budo” en su versión moderna.

Literalmente el término “dojo” significa: “lugar donde se practica la vía” o “lugar del despertar”, esto es en referencia a la búsqueda personal de la perfección física, moral, mental y espiritual. De forma habitual el dojo es supervisado por un maestro de la “vía” o “camino”, al que se denomina sensei.

El término dojo no es ajeno al budismo zen y a la práctica de la meditación zazen…

El zazen persigue alcanzar un estado de desapego del mundo material, de las sensaciones, de la temporalidad, de todas aquellas ideas vanas y egoístas que emborronan la visión de la realidad.

Dojo de Zenrai aikido en MurciaEl dojo es un espacio de respeto, donde de forma voluntaria, venimos a poner en práctica una serie de normas de comportamiento, diferentes de las que imperan en nuestra vida cotidiana. Es por ello que debe constituir un “lugar especial” que debemos cuidar con esmero y dedicación. Acudimos al dojo para mejorarnos a nosotros mismos, tanto en nuestro comportamiento personal, como en nuestra capacidad de relacionarnos con los demás, para ir creciendo en nuestra disciplina.

Para formarnos, es asimismo nuestro deber mantenerlo limpio y cuidar el material que en él se encuentra, como si fuera nuestro.

En un dojo no deben establecerse diferencias entre sus componentes. Cada uno ocupa el lugar que le corresponde, prevaleciendo el criterio de antigüedad. No debe haber lugar para el ego. Cada uno cumple su papel, con honestidad y humildad. Cada uno ayuda al recién llegado, con máximo respeto, poniéndose en su lugar y no olvidando qué significó para él mismo, llegar al dojo cuando lo hizo por primera vez.

Todos somos responsables del espacio que nos brinda las condiciones óptimas para nuestro desarrollo físico y mental. En el dojo nadie es más que nadie. Ninguna persona está obligada a nada. Se requiere solidaridad y creencia en las dinámicas que se llevan a cabo… no obstante, la puerta siempre estará abierta para marcharse… sin necesidad de tener que dar explicaciones… sin acritud. Pero dentro del dojo, las cosas son como son, siendo lo más relevante, el hecho de que nadie es más que nadie.

Lo propio al entrar en un dojo es descalzarse (como forma simbólica de “dejar fuera” todo lo que traemos de la calle) y ponerse las zapatillas…

En el dojo no somos protagonistas de nada, tan sólo somos “uno más”… estamos aquí para concentrarnos, para trabajar con honestidad, para dar lo mejor de nosotros mismos, para esforzarnos con entusiasmo y alegría, para progresar a nivel personal, para ayudar al que sabe menos.
En el dojo no se regala nada, cualquier logro conseguido será fruto de nuestro empeño, de nuestra constancia… de nuestro compromiso. En el dojo no hay lugar para la discusión, tan sólo para la observación, el trabajo serio, el estudio de los principios, la progresiva asimilación de los conocimientos… el crecimiento continuo.
El tatami es “el campo de batalla” donde libramos la más intensa de todas ellas: la de nosotros mismos contra nosotros mismos…

Es responsabilidad del practicante mantener el dojo limpio. La limpieza constituye un acto de gratitud y respeto. Sin duda un “contratiempo” a ciertas normas preestablecidas de nuestro mundo occidental… ”soji no jikan”… literalmente: tiempo de limpiar…

La práctica de “soji” no es común en nuestros dojos, porque culturalmente somos muy diferentes a los japoneses. En nuestra cultura, pensamos que el que limpia es un ser inferior y que aquello que realiza es un acto despreciable, puesto que suele ser un trabajo poco valorado y cualquiera que lo lleve a cabo se está rebajando.

Zenrai Dojo aikido en MurciaSi pago una “cuota” no va a ser “para encima limpiar yo el dojo”… ¿quién no se reconoce en pensamientos de esta índole?

Contrariamente a lo que se pueda pensar, soji tiene más el objetivo de educar… ganar en disciplina y conciencia sobre la importancia del sitio dónde se practica, que la de aprovecharse de los integrantes del dojo para realizar una labor considerada “ingrata” y “despreciable”… soji constituye una verdadera cura de humildad.

¿Acaso las labores de limpieza, no son consideradas un trabajo de clase baja? ¿Acaso para la mayoría de nosotros, llevarlas a cabo no nos resulta algo humillante?

Limpiar dentro de uno mismo, se llama en japonés: misogi… siendo uno de los objetivos principales de la meditación. Hay muchas formas de misogi, pero una de ellas es limpiar la casa o el dojo a mano. Es muy importante limpiar a mano con un paño húmedo, por varios motivos… limpiar a mano es también una oportunidad para meditar. Podemos hacer misogi limpiando…

Aparte de las obvias ventajas higiénicas, la limpieza regula la enseñanza de la disciplina y refuerza el mensaje zen, en referencia a la responsabilidad común de mantener en óptimas condiciones el lugar dónde se practica la “vía”… siendo esto no sólo una responsabilidad de los instructores o del sensei.

Además de todos estos extremos, también en el dojo (donde debemos permanecer parcos en palabras) hay unos formulismos establecidos de respeto recíproco entre todos sus miembros.

Las palabras que se dicen entre el sensei y los estudiantes al principio del keiko (práctica) son:

“onegaishimasu” siendo esto una solicitud, que cuando es pronunciada por el estudiante significa: por favor hágame partícipe de su enseñanza y que cuando la dice el sensei quiere decir: por favor hagan lo que se espera de ustedes.

Al final del keiko las palabras son: “domo arigato gozaimashita” que significan lo mismo tanto para los estudiantes como para el sensei: usted tiene mi respeto y mi gratitud por lo que ha hecho… siendo esta una de las formas más respetuosas de dar las gracias.

François Franco
François Franco
Fukushidoin de Zenrai Dojo. Fotografo. Pintor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: