Ō-Sensei

 
El fracaso es la clave del éxito. Cada error nos enseña algo.
 
Hace más de 60 años dos periodistas llevaron a cabo esta entrevista que constituye uno de los textos clásicos del Aikido. La entrevista fue publicada en el libro “Aikido” de Kisshomaru Ueshiba y traducida del japonés por Stanley Pranin y Katsuaki Terasawa.

ENTREVISTA CON Ō-SENSEI

Se dice que el Aikido es bastante diferente del Karate o el Judo.
En mi opinión, se puede decir que es el arte marcial verdadero. El motivo es que es un arte marcial basado en la verdad universal. Este universo se compone de muchas partes diferentes y, sin embargo, el universo como un todo está unido como una familia y simboliza el estado definitivo de paz. Conteniendo esta visión del universo, el Aikido no puede ser otra cosa que un arte marcial de amor. No puede ser un arte marcial de violencia. Por esta razón, se puede decir que el Aikido es otra manifestación del Creador del universo. En otras palabras, el Aikido es como un gigante (inmenso en naturaleza) . Por lo tanto, en Aikido, el cielo y la tierra se convierten en los terrenos de entrenamiento. El estado de mente del aikidoka debe ser pacífico y completamente no violento. Es decir, el estado de mente que convierte la violencia en un estado de armonía. Y creo que este es el espíritu verdadero de las artes marciales japonesas. Se nos ha dado esta Tierra para transformarla en el paraíso en la Tierra. Las actividades beligerantes están completamente fuera de lugar.
Entonces es bastante diferente de las artes marciales tradicionales.
Desde luego, es bastante diferente. Si miramos atrás en el tiempo, vemos como se ha abusado de las artes marciales. Durante el Periodo Sengoku (1482-1558- Sengoku significa “países combatientes”) los lores locales utilizaron las artes marciales como una herramienta de lucha para servir a sus propios intereses privados y satisfacer su avaricia. Esto, creo, era completamente inapropiado. Puesto que yo mismo enseñé artes marciales para ser utilizadas con el propósito de matar a otros durante la guerra, me sentí profundamente perturbado cuando acabó el conflicto. Esto me motivó a descubrir el verdadero espíritu del Aikido hace siete años, momento en el que me encontré con la idea de construir un paraíso en la tierra. La razón de esta decisión fue que a pesar el cielo y la tierra (es decir, el universo físico) han alcanzado un estado de perfección y son relativamente estables en su evolución, la humanidad (en particular los japoneses) parecen encontrarse en un estado de convulsión. En primer lugar, debemos cambiar la situación. La comprensión de esta misión es el camino a la evolución de la humanidad universal. Cuando comprendí esto, concluí que el estado verdadero del Aikido es el amor y la armonía. De esa forma, el “Bu” (marcial) en Aikido es la expresión del amor. Yo he estado estudiando Aikido para servir a mi país. Por lo tanto, el espíritu del Aikido sólo puede ser amor y armonía. El Aikido nació de acuerdo con los principios y funcionamiento del universo. Por lo tanto, es un Budo (arte marcial) de victoria absoluta.
¿Nos podría hablar de los principios del Aikido? El público en general considera el Aikido algo místico como el ninjutsu puesto que Ud., Sensei, ha hecho caer a oponentes enormes con la velocidad del rayo y ha elevado objetos que pesaban varios cientos de libras.
Sólo aparenta ser místico. En Aikido utilizamos la fuerza del oponente completamente. Así, cuanta más fuerza utiliza el oponente, más fácil es para ti.
Entonces en ese sentido también hay Aiki en el Judo puesto que en Judo te sincronizas con el ritmo del oponente.
En Aikido no hay ataque en absoluto. Atacar significa que el espíritu ya ha perdido. Nosotros nos adherimos completamente al principio de no resistencia, es decir, no nos oponemos al atacante. De esta forma, no hay oponente en Aikido. La victoria en Aikido es masakatsu (N. del T. “victoria verdadera”) y agatsu (N. del T. “victoria sobre uno mismo”). En tanto que vences sobre todas las cosas de acuerdo con la misión del cielo, tomas posesión de fuerza absoluta.
¿Significa eso Go no sen? (N. del T.: estado mental que nos permite tomar la iniciativa ante un ataque armonizándonos con el mismo).
Absolutamente no. No se trata de una cuestión de sensen no sen o sen no sen (N. de. T. ambos conceptos hacen referencia a anticipar un ataque preveyéndolo o, en parte, provocándolo). Si tuviera que verbalizarlo, diría que controlas a tu oponente sin intentar controlarlo. Esto es, es el estado de victoria continua. No es ninguna cuestión de ganar vencer o perder ante un oponente. En este sentido, no hay oponente en Aikido. Incluso si tienes un oponente, él se convierte en una parte de ti, un compañero que sólo controlas.
 
Herir a un oponente es herirte a ti mismo. El arte de la paz es controlar la agresión sin producir daños.
 
En la segunda parte entrevista a O Sensei, el maestro relata su periodo de aprendizaje bajo el maestro de la Daito-ryu Sokaku Takeda y el líder espiritual de la Oomoto, Onisaburo Deguchi.
¿Cuántas técnicas hay en Aikido?
Hay aproximadamente 3.000 técnicas básicas y cada una de ella tiene 16 variaciones… por lo tanto, hay miles. Dependiendo de la situación, creas nuevas técnicas.
¿Cuándo comenzó a estudiar artes marciales?
Aproximadamente a la edad de 14 o 15 años. Primero aprendí Tenshinyo-ryu Jiujitsu de Tokusaburo Tozawa Sensei, después Kito-ryu, Yagyu-ryu, Aioi-ryu, Shinkage-ryu, todas ellas formas de jujutsu. Sin embargo, pensé que debía haber una forma verdadera de budo en algún otro lugar. Probé el Hozoin-ryu sojitsu y kendo. Pero todas esas artes se centran en combates uno a uno y no podían satisfacerme. De este modo visité muchas partes del país en busca del Camino y entrenamiento, pero todo fue en vano.
¿Es ese el entrenamiento ascético del guerrero?
Sí, la búsqueda del budo auténtico. Cuando iba a otras escuelas nunca retaba al Sensei del Dojo. Un individuo al cargo de un Dojo debe soportar muchas cargas, por lo tanto es muy difícil para él mostrar su verdadera habilidad. Yo le mostraba el respeto adecuado y aprendía de él. Si juzgaba que yo era superior, le mostraba nuevamente mi respeto y retornaba a casa.
Entonces, Usted no aprendía Aikido desde el principio. ¿Cuándo nació el Aikido?
Como he dicho antes, fui a muchos lugares en busca del verdadero budo. Entonces, cuando tenía aproximadamente 30 años, me establecí en Hokkaido. En una ocasión, mientras estaba en la pensión Hisada Inn en Engaru, en la provincia de Kitami, conocí a un tal Sokaku Takeda Sensei del clan Aizu. Él enseñaba Daito-ryu jujutsu. Durante los 30 días que aprendí de él sentí algo así como una inspiración. Más tarde, invité a este profesor a mi casa y junto con mis 15 o 16 empleados me convertí en estudiante buscando la esencia del budo.
Entonces, ¿hubo algunas circunstancias especiales que rodearan su descubrimiento del Aikido?
Sí. Ocurrió de este modo. Mi padre enfermó de gravedad en 1919. Solicité un permiso a Takeda Sensei y me puse en camino a casa. En mi camino a casa, me dijeron que si iba a Ayabe cerca de Kyoto y dedicaba una plegaria entonces cualquier enfermedad sería curada. Así que fui y conocí a Onisaburo Deguchi. Más tarde, cuando llegué a casa me enteré de que mi padre ya estaba muerto. Aunque sólo había visto a Deguchi Sensei una vez, decidí mudarme a Ayabe con mi familia y terminé quedándome allí hasta la parte final de periodo Taisho (alrededor de 1925). Sí… en aquella época tenía sobre unos 40 años. Un día me estaba secando junto al pozo. De repente, una cascada de cegadores flashes descendió desde el cielo envolviendo mi cuerpo. Entonces, mi cuerpo creció y creció, alcanzando el tamaño de todo el Universo. Mientras me encontrada abrumado por esta experiencia, de repente me di cuenta de que no tenía que pensar en intentar ganar. La forma del budo debe ser el amor. Uno sólo debería vivir en el amor. Esto es el Aikido y esta es la forma antigua de la postura en kenjutsu. Después de esta revelación, me sentí lleno de alegría y no pude contener las lágrimas.
 
Hasta el más poderoso de los seres humanos tiene una esfera de fuerza limitada. Sácalo de esa esfera y atráelo a la tuya; su fuerza se disipará.
 
En la última entrega con de la Entrevista con O Sensei, Morihei Ueshiba junto y su hijo Kisshomaru desgranan los elementos que componen la base y sobre el que se construye el edificio del auténtico espíritu del Aikido.
Aparte del Aikido, Ud. debe tener una fuerza física tremenda.
O Sensei: La verdad es que no.
Kisshomaru Ueshiba: Claro que posee fuerza, pero debería ser descrita más como el poder del ki que como fuerza física. Hace algún tiempo fuimos a un nuevo asentamiento rural, vimos a siete u ocho trabajadores intentando levantar en vano el tocón enorme de un árbol. Mi padre se lo quedó mirando durante un rato y les pidió que se apartaran para que él pudiera intentarlo. Levantó el tocón fácilmente e inmediatamente se lo llevó. Es totalmente inconcebible hacer algo así con simple fuerza física. También, hubo un incidente que tuvo que ver con un tal Mihamahiro.
¿Era el mismo Mihamahiro de la Asociación de Sumo Takasago Beya?
O Sensei: Sí. Él era de la provincia Kishu. Cuando yo estaba en Shingu en Wakayama, Mihamahiro estaba bien posicionado en las clasificaciones de Sumo. Tenía una fuerza tremenda y podía levantar tres raíles que pesaban varios centenares de libras. Cuando me enteré de que Mihamahiro estaba en la ciudad, le invité a venir. Mientras estábamos hablando él dijo: “He oído que también Ud., Sensei, posee una gran fuerza. ¿Por qué no ponemos a prueba nuestra fuerza?” “De acuerdo, bien. Puedo inmovilizarte utilizando sólo mi dedo” Respondí. Entonces, le dejé empujarme mientras yo estaba sentado. Este hombre capaz de levantar pesos enorme bufaba y rebufaba pero no podía moverme empujando. Después de eso, redirigí su fuerza lejos de mí y él salió volando. Cuando cayó, le inmovilicé con mi dedo índice y él permaneció completamente inmóvil. Era como un adulto inmovilizando a un bebé. Entonces le sugería que intentara de nuevo y le dejé empujar contra mi frente. Sin embargo, él no pudo moverme en absoluto. Entonces, extendí mis piernas hacia adelante y, balanceándome, levanté mis piernas del suelo y le hice que me empujara. Sin embargo, él no pudo moverme. Él quedó sorprendido y empezó a estudiar aikido.
Cuando dice que inmoviliza a una persona con un dedo, ¿presiona un punto vital?
Dibujo un círculo alrededor de él. Su poder queda contenido en ese círculo. No importa cuán fuerte sea un hombre, él no puede extender su poder más allá de ese círculo. Él se queda sin poder. Así, si inmovilizas a tu oponente mientras estás fuera de ese círculo, puedes sujetarlo con tu dedo índice o tu dedo pequeño. Esto es posible porque el oponente ya ha perdido su poder.
¿Qué edad es buena para empezar a practicar aikido?
Kisshomaru Ueshiba: Se puede empezar alrededor de los 7 u 8 años pero idealmente el entrenamiento en serio debería empezar sobre los 15 o 16. Desde un punto de vista físico, la estructura corporal se vuelve más robusta y los huesos algo más fuertes a esa edad. Además, el aikido contiene muchos aspectos espirituales (por supuesto, también lo hacen otras formas de budo), así que a esa edad uno empieza a adquirir una perspectiva del mundo y de la naturaleza del budo. Por lo tanto, en resumen, diría que 15 o 16 es una buena edad para empezar el estudio del aikido.
¿Qué es el flujo del Ki?
Kisshomaru Ueshiba: En aikido, entrenamos constantemente para controlar el ki de nuestro compañero a través del movimiento de nuestro propio ki atrayendo a nuestro compañero hacia nuestro propio movimiento. Después, practicamos cómo girar nuestros cuerpos. No sólo se mueve el cuerpo sino también tus brazos y piernas conjuntamente. Entonces todo el cuerpo se unifica y se mueve suavemente.
Aikido contiene muchos elementos espirituales. ¿Cuánto tiempo requeriría obtener una comprensión básica del aikido empezando desde el principio de todo?
Kisshomaru Ueshiba: Puesto que hay tanto gente coordinada como descoordinada no puedo realizar ninguna afirmación general, pero cuando una persona entrena durante unos tres meses consigue una cierta compresión de lo que es el aikido. Y aquellos que han completado tres meses de práctica, entrenarán durante seis meses. Si practicas durante seis meses puedes continuar durante un tiempo indefinido. Aquellos que sólo tienen un interés superficial, abandonarán antes de los tres meses.
¿Entonces aiki es el camino a la paz mundial?
O-Sensei: El objetivo último del aiki es la creación del paraíso en la tierra. En cualquier caso, el mundo entero debe estar en harmonía. Entonces no necesitaremos bombas atómicas y de hidrógeno. Puede ser un mundo cómodo y agradable.
 
En el sistema aikido no hay lugar para la competición deportiva, para el combate innecesario o para el ego.
A %d blogueros les gusta esto: